Como Visitar el Vaticano: El Guía a los Museos Vaticanos

_WEB2255 copy

Los Museos Vaticanos albergan unas de las colecciones de arte más alucinantes y significativas del mundo y una vista al Vaticano será unos de los mejores partes de cualquier viaje a Italia. Pocos museos son tan conmovedores y es fácil sacar entradas al Vaticano para verlos, aunque su tamaño y diseño pueden resultar difíciles de recorrer. Por esta razón hemos escrito un guía de como visitar el Vaticano para asegurar que disfrutes tu visitas. Si quieres visitar con nosotros, Walks of Italy ofrece dos visitas guiadas al Vaticano en nuestro pagina de los tours. 

El Vaticano tiene aproximadamente 1.400 salas, capillas y galerías; la mayoría de ellas formando parte de la Biblioteca y los Museos Vaticanos. La enorme cantidad de pinturas, esculturas y otras obras que hay dentro, pueden incluso llegar a frustrar a los viajeros más experimentados. Yendo con una idea de lo que podrás encontrar dentro es la mejor manera de evitar estos agobios. Aunque la Capilla Sixtina sea la mayor atracción, los Museos Vaticanos tienen mucho más para ofrecer.  

¿Qué ver en los Museos Vaticanos?

El Techo de la Capilla Sixtina

Tal vez la sala más famosa de todo el Vaticano, si no del mundo, sea la Capilla Sixtina – no puedes visitar el Vaticano si verla. Estamos casi seguros de que vayas cuando vayas estará más llena que cualquier otra sala en el palacio, ya que incluso hay gente que la visita dos veces. Aunque ya era un artista consumado, la obra le llevó a Miguel Ángel cuatro años en terminarla. Los 900 metros cuadrados de techo están divididos en nueve paneles, donde cada uno de ellos describe una escena bíblica. Dentro de éstas la más famosa es la Creación de Adán, donde se ve a Dios llegando a tocar con su dedo al de Adán. La luminosidad y el silencio de la Capilla Sixtina añaden magia al momento, aunque lógicamente el tener la sala llena de gente esta paz se puede romper un poco. Tú mantente tranquilo y calmado, ignora a los demás mientras contemplas el Giudizio Universale, o Juicio Universal.

El Juicio Final

Este impresionante fresco de Miguel Ángel comenzó en 1535, casi 25 años después de pintar el techo. El artista tuvo que cubrir dos obras existentes para representar su visión del Juicio Final, una composición que mostraba el infierno descrito por Dante. Figuras desnudas, santos y apóstoles rodeando a un Cristo enfadado, donde los bendecidos quedan a la izquierda y los malditos a la derecha. La pintura es horripilante y cautivadora al mismo tiempo, y muchos creen que Miguel Ángel pintó su propia cara en el despellejado cuerpo de San Bartolomeo – su (no muy subliminal) forma de decirle al Papa que sería mejor ser despellejado en vida que volver a pintar la Capilla Sixtina.

Las Estancias de Rafael

_WEB2119 copy

Al mismo tiempo que Miguel Ángel empezaba a pintar el techo de la Capilla Sixtina, Rafael recibió el encargo de pintar las paredes de cuatro de las salas privadas del Papa. Al margen de ser la primera obra que el artista ejecutaba en el Vaticano, el resultado marcó el inicio del Alto Renacimiento. La más famosa y la primera que pintó Rafael fue la Segnatura, que era el estudio y biblioteca del Papa Julio. Aquí encontrarás su obra maestra, La Scuola di Atene (La Escuela de Atenas), que celebra los avances de las ciencias y la razón, incluyendo a filósofos como Platón y Aristóteles. Rafael se incluyó a sí mismo en el retrato – aparece en el parte inferior, en la esquina derecha. Como la Capilla Sixtina, ver estas salas es una parte imprescindible de vistar el Vaticano, así que siempre están llena de gente. Es mejor visitarlas temprano si puedes. Y si tienes más tiempo merece la pena visitar la Pinacoteca (la galería de arte Del Vaticano) para encontrar más obras de Rafael.

La Galería de Arte

El Pinacoteca Vaticana (como es conocida en italiano) alberga obras de algunos de los mayores maestros italianos de arte, con obras de artistas como Giotto, Perugino y Caravaggio. También es posible ver la Transfiguración, la Madonna de Foligno y La Coronación de la Virgen – tal vez las tres más preciosas y respetadas obras de Rafael.

Laocoonte y Sus Hijos

RomeVatican-15 copy

Visitar el Vaticano se trata de mucho más que ver pinturas. Ubicada en el patio octagonal del Museo Pio-Clementino, esta icónica escultura de mármol del siglo primero ha mantenido un aspecto prístino. Representa la emocional y turbulenta lucha a muerte entre un musculado sacerdote troyano – Laocoonte – y sus hijos, contra dos serpientes marinas enviadas por Atenea. La historia sucede durante las Guerras Troyanas. Según la mitología, Laocoonte intentó advertir a los troyanos de que el caballo de madera enviado como regalo por los griegos era una trampa. Los dioses, Atenea y Poseidón (quienes estaban del lado de los griegos) mandaron las dos serpientes marinas para matarle. Según los romanos, la muerte de Laocoonte y sus hijos fue la señal a Rómulo y Remo para huir de Troya – la cuál culminaría en la fundación de Roma.

El Apolo Belvedere y el Torso de Belvedere

También ubicadas en el Museo Pio-Clementino, el Apolo y el Torso de Belvedere tuvieron una gran influencia en los artistas del Renacimiento de la época, especialmente en Miguel Ángel. El Apolo de Belvedere es una copia romana del segundo siglo de una escultura griega de bronce aún más vieja. Esta imagen del dios Apolo  representa uno de los mayores ejemplos de escultura clásica en el mundo. El Torso de Belvedere representa el torso de un musculoso hombre, presumiblemente Hércules, creado en el primer siglo, d.C. Se cree que Miguel Ángel copió el pose para su retrato del Cristo en el Juicio Final en la Capilla Sixtina.

Bañera de Pórfido

_WEB1903 copy

La Bañera de Pórfido, también conocida como el Baño de Nerón, predomina en la sala neoclásica de la Rotonda. Con casi trece metros de diámetro, la piedra púrpura de la bañera fue recubierta con el Domus Aurea de Nerón- solo para probar los lujos y excesos de la Casa de Oro del loco emperador.

Los Aposentos Borgia

Mucho antes de la conocida serie de televisión, los Borgia ya eran bastante conocidos y seguidos en Italia. Solo tienes que mirar alguna de las figuras históricas más reconocidas que se sitúan en las elaboradas pinturas del techo.  Realizadas por Pinturicchio en el siglo XV, las pinturas han tenido que ser restauradas pero si te gustaron las estancias de Rafael, los aposentos Borgia también deben ser parte de tu vista al Vaticano. Se dice que César Borgia asesinó al marido de su hermana Lucrezia en la Sala de las Sibilas y por ello el retrato de Santa Catarina representa a Lucrezia Borgia.

Cuándo, a donde ir, y Como visitar el Vaticano

No es un secreto que los Museos Vaticanos están llenos de gente-  ¡durante temporada alta puede llegar a haber más de 20,000 visitantes cada día! A pesar de contener las mejores obras maestras, los visitantes tienen que soportar largas colas, carteles incorrectos, cierres de galerías sin anuncio. También, el Palacio Papal puede ser dificilísimo de navegar. Sin embargo hay maneras de evitar a las muchedumbres y aprovechar tu visita al máximo. Planificar con anticipación tu visita es la clave del éxito para disfrutar los Museos Vaticanos.

Cuándo  – Horarios de los Museos Vaticanos

La taquilla para entradas a Los Museos Vaticanos abre de lunes a sábado desde las 9:00 hasta las 16:00 y el último domingo de cada mes desde las 9:00 hasta las 12:30. En días normales las galerías permanecen abiertas hasta las 18:00. (http://mv.vatican.va/3_EN/pages/z-Info/MV_Info_Orari.html)

Cómo

Aunque los Museos Vaticanos son populares durante todo el año, en temporada alta (junio-septiembre) las colas para entrar pueden alcanzar hasta tres horas. Cabe recordar también que hay una mini-temporada alta cerca  de Semana Santa. Sin tener en cuenta la época del año, te recomendamos que reserves todas tus entradas al Vaticano con antelación- mediante nuestro Tour con entrada temprana, o a través de la pagina de web del Vaticano.

Si tienes un horario flexible, recomendamos que dejes las salas más populares hasta la tarde, cuando suele haber menos gente. Otro consejo de como visitar el Vaticano es hacer la visita a  primera hora para ver los museos antes de que llegue la muchedumbre.

Tanto hombres como mujeres deben cubrirse hombros y rodillas para obedecer las reglas de vestimenta del Vaticano. Es verdad que pueden variar un poco según el guardia, pero las colas son demasiadas largas como para dejar tu destino al azar.

Dónde

Los Museos Vaticanos se ubican en Viale Vaticano, 00165, Ciudad Vaticano. Además de en taxi, puedes llegar en metro, Línea A, bajando en la estación Ottaviano – S.Pietro-Musei Vaticani o la estación Cipro. Desde ambas tendrás que caminar unos diez minutos para llegar a los Museos. También puedes tomar el autobús número 49 que te llevará a la entrada de los Museos. 

Para más información sobre el Vaticano, lee nuestro guía a la Basílica de San Pedro

 

Quieres visitar el Vaticano? Nuestro guía te mostrará donde, cuando, y como visitarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *